Alarmas que rompan los tímpanos y también los móviles

Woman setting burglar alarm --- Image by © Image Source/Corbis

Todos nuestros sentidos son excelentes entradas de información sensoriales que sirven para informarnos de lo que sucede en nuestro al rededor, aunque algunos son de mayor alcance que otros, o de mayor accesibilidad, por lo que unos son mejores que otros a la hora de poder alertarnos de cosas o situaciones que requieren de nuestra atención inmediata, en este caso lo ideal es apelar al oído mediante sonidos altos, repetitivos y agudos. Todos ideales para llegar más lejos y llamar más la atención.

Esto funciona porque de forma instintiva nos alertamos ante sonidos fuertes aunque no sepamos de donde vienen; lo repetitivo nos imposibilita evitar prestarle atención al sonido y la agudeza del sonido hace que llegue más lejos y que cause una ligera irritación mental en quien lo oye.

Todos estos son los ingredientes perfectos para lograr que escuchemos una alarma así estemos ocupados, dormidos y a la distancia. Es por esto que una alarma siempre se caracteriza por un sonido fuerte, estridente y fastidioso, citando siempre en sus descripciones los decibeles (unidad de medida de volumen de un sonido) como factor importante y decisivo.

Las alarmas ciertamente son elementos importantes en los sistema de seguridad de nuestros hogares, los servicio de cerrajeria poblenou lo recomiendan y vienen en todas las variaciones que necesitamos para que se adapten a nuestras necesidades específicas, como varias entradas, ventanas o no, grandes o pequeñas áreas y mucho más.

El mecanismo por el que suelen operar suele ser el mismo principio básico: cuando una alarma se active se le dice que a partir de ahora nadie debería de pasar por allí o abrir ese acceso, si sucede, explotará en estos característicos sonidos hasta que la desactivemos. Pero como siempre, ¿por qué quedarnos con lo básico si podemos ir a por más de forma mucho más sencilla?

Es que las alarmas básicas, estas que colocamos en los marcos de las ventanas para que chillen si se abren o se rompe el cristal, en las puertas para detectar si se abre o alguien pasa fuera de horas, suelen quedarse en esos términos: básicas. En el mundo moderno podemos decantarnos por otros dispositivos que tengan características más apreciadas e inteligentes.

Como casi todo hoy en día, podemos encontrar muchos modelos que cuentan con una aplicación para el móvil que nos servirá para hacer seguimiento de la alarma y todos los eventos que se sucedan, bitácoras de activaciones, desactivaciones, las veces que se dispara la alarma y demás. También un muy valioso aviso en vivo directo a nuestro móvil si la alarma se dispara, eso nos sugieren los cerrajeria el raval.

Incluso podemos utilizar el móvil para activar o desactivar la alarma a distancia, y muchas veces ni es necesario puesto que hay modelos que de plano saben si estamos en casa y automáticamente se activan o desactivan. Hablar de alarmas inteligentes hoy en día es algo muy en serio, que lo único que les falta es saltar de la pared y caerle a garrotazos al pobre ladrón que se atreva a entrar. Que aún no hemos llegado allí, pero ya debe faltar poco.